+57 320 5192442 - M. Fernanda Lozano Psicóloga Clínica

En la actualidad vivimos  una realidad para la cual no tenemos mapa.  Los momentos de actividad, de desánimo, de incertidumbre pueden  incrementar el conflicto en las parejas.  La proximidad permanente, los temas relacionados con la familia de origen, el manejo del dinero, los hijos, El Trabajo y estudio en casa, la disminución de los ingresos, el tiempo libre, los celos, querer cambiar al otro, precipitan los desacuerdos.

Si tu pareja afronta una crisis en esta cuarentena, es importante tener en cuenta que en la mayoría de los casos, no se trata de un conflicto nuevo, por el contrario, ya existía en la pareja y las nuevas condiciones lo agudizaron.    

Algunos consejos para mejorar la convivencia en tiempo de cuarentena.

  • Crear una nueva rutina.  Planificar los días con actividades de ocio como películas,  escuchar música, llevar algún curso en línea,   proponer juegos, practicar meditación o yoga, Ejercicio físico o paseos al aire libre.
  • Planificar espacios individuales. Respetar los espacios de cada uno donde  no tengan que estar juntos.  Estar juntos todo el tiempo puede saturar la relación. 
  • 3.  Ser Solidarios.    Repartirse los trabajos domésticos y las obligaciones de manera equitativa.  Convertir las tareas en actividades que los unan y que los haga sentir parte de un equipo. Hacerse cargo de los hijos, convertir la limpieza y las tareas en actividades lúdicas.
  • 4.  Evitar temas Sensibles.  No traer problemas del pasado.  Si no pueden evitar estos temas , limitar el tiempo para tratarlos. 
  • 5.  Mantener encendida la llama.  Tratar de evocar recuerdos positivos del inicio de la relación, de momentos especiales de la pareja.  Buscar la intimidad física.
  • 4.  Concentrarse en lo positivoSe refiere a  centrarse en lo bueno, no en lo negativo.  Dejar de lado la crítica y la culpabilidad.  Aceptación, empatía, amor, deben ser las actitudes ideales. 
  • 7.  Trabajar el auto-control. A veces el exceso de confianza y el sentimiento de propiedad sobre el otro, hace que la ira se desborde.  Cada vez  que sale el enfado, el problema es del que pierde el control.  El buen ambiente depende de cada uno.